miércoles, 12 de junio de 2013

Por fin... ¡¡la New York Cheesecake!!

Siento la espera. De verdad. Sé que han pasado más días de los deseados desde la última publicación. Pero, por fin está aquí, os presento la deliciosa
 
Cheesecake
 
 

Esta receta es de Luis, de My European Cakes. Nos la enseñó y la aprendí en uno de sus fabulosos cursos, el de "tartas americanas". ¡Sí, el mismo en el que aprendí la deliciosa Red Velvet!

Como profe no tiene precio, y si no os lo creéis, mirad el carrerón que lleva desde febrero que os lo presenté... ¡admirable! ¿Por algo será que no paran de crecer sus seguidores??
 
 
Ingredientes
  • 250 g galletas tipo Digestive
  • 80 g mantequilla
  • 500 g queso tipo Philadelphia
  • 100 g azúcar
  • 5 ml extracto de vainilla
  • La ralladura de un limón
  • 17 g harina (sí, sí, solo 17 g)
  • 40 ml nata líquida
  • 3 huevos M 

Elaboración
Base de la tarta
Empezamos preparando el molde de la tarta. Para eso, o utilizamos por todo el molde un spray antiadherente o, si no lo tenéis, como yo, podemos forrar el molde con papel de hornear.  Si vuestro molde es desmoldable, colocad papel de hornear para cubrir el fondo y encajad el aro. Cortad dos tiras de papel de hornear y untadlas con mantequilla por los dos lados: por la parte que estará en contacto con el molde para que se adhiera y por la otra parte para que no se pegue la tarta.
 

Derretimos los 60 g de mantequilla en el microondas o al baño maría.

Trituramos las galletas (¡ehhhh! aquí os viene muy bien la entrada del otro día, ¿¿a qué sí??) y las mezclamos con la mantequilla derretida.
 
 
Ahora extendemos la masa de las galletas por el molde presionando con los dedos para que se vaya pegando por los bordes.
Mientras preparamos la tarta en sí, dejaremos el molde con la base de galletas en la nevera.
 
 
Tarta
Empezamos, como casi siempre, precalentando el horno. Esta vez a 170º con calor por arriba y por abajo.
Para la elaboración de esta tarta no necesitamos robot ni batidora ni ningún aparato eléctrico. Nos bastará con una espátula de silicona y/o una varilla para dar vueltas e integrar los ingredientes.
En un bol, pondremos el queso junto con el azúcar y la cucharadita de extracto de vainilla. Con la espátula lo iremos mezclando con movimientos envolventes para que no le entre aire.
A continuación incorporaremos la ralladura del limón, la harina, la nata y los tres huevos batidos e, igualmente, daremos vueltas hasta conseguir una masa homogénea.

Para que la tarta no se quede con "agujeritos", hay que sacarle el probable aire que haya cogido. Para ello, la dejaremos reposar unos minutos y golpearemos el molde contra la mesa (es muy divertido ver cómo van emergiendo pequeñas burbujitas hasta la superficie y van explotando).
 

Sacamos el molde de la nevera y vertemos la masa de la tarta.

¡Listo para meter en el horno!


 
Ahora empieza un pequeño baile porque para conseguir que la tarta quede en su punto bien cremosa y no se seque, conviene que respetemos estos tiempos:
  • 10 minutos a 170º con calor por arriba y por abajo.
Ahora bajaremos la temperatura a 120º.
  • 15 minutos a 120º con calor solo por abajo.
  • 10 minutos a 120º con calor por arriba y por abajo.
  • 15 minutos a 120º con calor solo por abajo.
  • 10 minutos a 120º con calor por arriba y por abajo.
  • 15 minutos a 120º con calor solo por abajo.
En total, una hora y cuarto de horno. Transcurrido ese tiempo, la sacamos, la dejamos enfriar y la desmoldamos.
 
Cuando vayamos a comerla, la cubriremos con la deliciosa mermelada de frambuesa que os enseñé a preparar en la entrada anterior. Bueeeno, os valdrá con cualquier tipo de mermelada, aunque os advierto de que como la casera, ¡ninguna!
 
 
Y os dejo con este calor veraniego que ha llegado así, ¡hala!, sin pasos intermedios. Disfrutad de este solecito porque en unos días veo que pasamos de renegar del frío a renegar del calorazo... ¡Cómo es esto del tiempo, eh?
 


 

12 comentarios:

  1. Madre mía Eva!!!Tiene que estar de vicio la tarta.En casa es una de las tartas que más nos gusta!!!
    La próxima la preparo con tu mermelada de frambuesas.
    Un beso!
    Noemi de Merengue y Frambuesa

    ResponderEliminar
  2. mmmmhhhhh!!! que ganas de comer tarta me han entrado de golpe!! que pinta más rica tiene!!

    ResponderEliminar
  3. Soy una súper fan de las cheesecakes en todas sus modalidades! esta te ha quedado genial, muy apetitosa!!

    ResponderEliminar
  4. Qué buena pinta! Ésta receta me la apunto que es de las que me gustan a mi, sencillita, apta para los no cocinillas.

    ResponderEliminar
  5. Eva, ya sé que es mucho morro, pero NECESITO probar esa tarta ;-) María

    ResponderEliminar
  6. Buaaah, que bonita. Estoy deseanndo probarla ewe

    http://beautifulmeal.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  7. Que buena pinta...
    Me la apunto!

    Por cierto soy Pérfida
    Un saludo coleguita

    ResponderEliminar
  8. Me encanta la tarta de queso y esta te ha quedado riquísima, con esa mermelada de frambuesa tiene que estar para chuparse los dedos. Un besote enorme.

    ResponderEliminar
  9. Eva, me gusta mucho tu blog y quisiera premiarte por el empeño, dedicación y trabajo que ponés en él. Si te interesa, podés pasar a buscar tu premio "A la dedicación a la cocina" en mi blog: http://bouquetgarni-recetas.blogspot.com/2013/06/cheesecake-de-dulce-de-leche-y-dos.html
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  10. Ohh Dios Mio!!!! Que pinta!!! Y que lio tanto arriba y abajo!!hay que coger una sillita y pegadita al horno tooodo el rato. El resultado merece eso y mas!!!

    La operacion bikini la dejare para otro año.

    1bst enorme

    ResponderEliminar
  11. Acabo de conocer tu blog y me ha encantado, me quedo por aquí y de paso te invito a visitar el mio cuando quieras!! Besos!!
    http://lasrecetasdenessa.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar